dimecres, d’octubre 22, 2014

Los sueños, ¿sueños son?

Yo venía de estar en un bar tomando un café. En el bar, donde todos me conocían, también estaba mi padre y en otro lado mi madre. Intentaba tomar el café, pero por dos ocasiones se me caía algo dentro y no podía. Al final pedía uno nuevo y me lo tomaba.

En un momento, tenía la necesidad de ir a ducharme. Iba a mi antigua casa, y allí estaba mi abuela, tranquila, simplemente viviendo allí. En una de las habitaciones, que yo mantenía cerrada, porque recuerdo haber soñado con anterioridad que había unos gatos que no eran míos, y no me gustaban. Eran grandes, sucios, y aunque no agresivos no me daban buena espina.

En fin, abro ese cuarto y sale un ratón. Cierro la puerta. Vuelvo a la habitación y hay 3 gatos, dos adultos y un gatito. Al fin vuelvo a abrir, y los ahuyento con un paraguas, voy cerrando las otras habitaciones para que no entren y los llevo hasta el balcón. Y pienso que los dejaré allí y ya se irán, y que no los voy a alimentar. Pienso que aunque si un día consigo sacarlos del piso, aún así se quedarían en la escalera, intentando volver a entrar. Tengo que conseguir que salgan a la calle y se vayan.