dijous, de maig 14, 2009

margaritas blancas

Sólo hace un día que unos de mis amigos más queridos han tenido una gran pérdida, ellos mis 'tetes' y dos preciosos soles que los acompañan. Todos hemos sentido ésa perdida, pues poco a poco estamos formando una pequeña família con gente que de repente encuentras y con la que no tienes otra opción que querer.

Son momentos muy difíciles y no se encuentran las palabras ... no hay palabras para esto.

Hace un par de años que escribí este texto, porque yo ya pasé todo ese sufrimiento, y los topicos lo son por algo. La vida sigue, la puta vida sigue, y a veces solo nos queda recordar lo mejor y mirar hacia delante juntos, con alguien a tu verita que te lleve de la mano y te acompañe a hacer el camino.

"¿Sabes, Lola?

Tengo varias fotos tuyas repartidas por toda la casa. Así seguro que no se me olvida tu cara ... porque hay tantas cosas que ya no recuerdo.Me quería hacer un tatuaje para recordarte siempre, como si pudiera ser de otro modo. Me puse a pensar en todo lo que te gustaba, y sabes que; nada. Sólo se me ocurrió que te gustaban las rosas rojas. Pero ahora ni de eso estoy segura. Es tan típico lo de las rosas rojas. Siempre se dice que a todas las mujeres les gustan. A mi me gustan las margaritas blancas.

Recuerdo que siempre me perseguías para que te diera un beso, para que te dijera que te quería, que te quiero. Y yo entraba en cólera y te apartaba de mí. Me daba tanta vergüenza. Era absurdo.
No consigo recordar el timbre de tu voz, aunque a veces lo reconozco en el mío, en mis expresiones. Te veo muchas veces en los rasgos de mi cara. Bueno, la genética es la genética, en eso no hay duda.
Recuerdo que cuando empecé a fumar, lo hacía con los cigarrillos de la misma marca que tú los fumabas. De hecho muchas veces eran tus cigarrillos los que fumaba. Te cogía alguno cuando tú no mirabas. Y al final me dejabas fumarme uno contigo después de la cena, cuando papa no estaba, claro.
Y aquellas noches, las noches de chicas decías, cuando nos hacíamos una pizza casera para cenar mientras veíamos una película del videoclub.
No eras una persona especialmente ordenada, ni valiente, ni virtuosa, pero eras cariñosa, familiar y te encantaba tener amigos y a ellos les encantabas. Querías por encima de todo a tu familia, a tus padres, tus hermanos, todos tus tíos y primos hasta adorabas a tus suegros.
Y claro, a papá y a mí. Hasta mis amigos te querían como a una madre y tú a ellos como si también fueran tus hijos.
Pero te reprocho tu abnegación. Creo que muchas veces anteponías nuestra felicidad a la tuya, como si eso no importara. Claro que no eras para nada perfecta, pero eras muy importante y muchas veces no lo veías. Yo ahora lo veo tan claro.
Hay tantas cosas que ya no recuerdo de ti, pero las que recuerdo bien tal vez sean las realmente importantes. Fuiste una buena hija, una buena esposa, una buena amiga y una buena madre. No eras nada sin un café por las mañanas, hacias crucigramas, la mejor paella del mundo y te encantaba tostarte al sol. Y tenías una preciosa sonrisa.

Al fin y al cabo, puede que tenga más recuerdos de los que creía, pero no creo que quepan todos en un tatuaje.
Y ahora lo recuerdo, sí, te encantaban las rosas rojas
."



US ESTIMO MOLT.

2 comentaris:

Glow ha dit...

Moltes gràcies, per ser-hi, bonica!

Aimar ha dit...

Saps que al papa li agues agradat. Moltíssimes gràcies per tot. Mai t'ho podrem pagar. T'estimo Raquel!

P.D.: L'adopció segueix en peu!