dijous, de desembre 03, 2009

La gripe A y sus pormenores … Crónica de una noche de rock’n’roll.

Hace un par de semanas estuve de concierto. Actuaban ‘The Quireboys’ y como teloneros de lujo, los ‘Sol lagarto’, a los que hacía tiempo que no veía. Digamos que ni la economía ni el tiempo acompañaban, pero ahí nos enfundamos en nuestras camisetas rockeras, llenamos los bolsillos de lo indispensable (véase, monedero con muchos durillos, el móvil, paquete de tabaco, los inseparables kleenex y cacao para los labios) que luego es un coñazo llevar el bolso, y se hace más incómodo saltar, y nos fuimos para el Paral.lelo a la [2], o sea la sala 2 del Apolo.

Después del frankfurt de rigor en el bar de al lado, y de alternar con otros fans entusiasmados, fuimos a comparar la entrada, que no habíamos tenido ni tiempo de comprarla anticipada, cosas del ditrecto ;P. Y cual fue nuestra sorpresa, cuando nos dijeron que ‘Sol lagarto’ no actuaba, pues una de sus componentes tenía gripe A.

Nunca hasta ese momento, todo y la paranoia que hay, me había tocado de cerca la pandemia. Puede que parezca frívolo, pero en serio, no había conocido a nadie que estuviera aquejado de la enfermedad, por lo tanto era la primera vez que algo relacionado con la gripe me afectaba de alguna manera.

Afortunadamente los sustitutos fueron ‘Ron Vudú’, y estuvieron geniales. Que caña meten!!


Además una de las ventajas de la [2], es que no es muy grande con lo que estés dónde estés, estás cerca. Pero está vez estábamos muuuy cerca, en primeríssima segunda fila, eh!.

Al fin llegaron los esperados Quireboys, y lo bordaron. 1hora y pico de ensueño, con canciones de siempre y del disco nuevo, no paré de moverme. De ahí la pequeña contractura en el cuello al día siguiente. Además Spike, el cantante sabe como llenar todo el escenario, una auténtica rockstar. Por no hablar de los músicos, el bateria contundente, como tiene que ser y el solista nos dejó un par de veces con la boca abierta, todos estuvieron genial!!
¡¡¡¡Spike, we love you!!!


De verdad hacía mucho, mucho tiempo que no disfrutaba tanto de un concierto, y fuí al de mis adorados AC/DC (es casi sacrilegio lo que digo, tendré que orar un par de ‘the number of the beast’ para redimirme).

*Ya sé que las fotos no son una maravilla, pero eran robadas vía móvil. No se puede pedir más!

El broche final fue cuando mi acompañante, volviendo de ir a pedir un par de bebidas refrescantes, me tiro del brazo y me tope con alguien a quien no me hubiera imaginado nunca encontrar allí, … a mi prima Laura!!

Así que en lugar de ir derechitos para casa, aún nos dio por tomar un par de copitas con my cousin & friends antes de llegar al barrio. Y como una cosa lleva a la otra … pues la noche acabo muuucho más tarde.

¡¡¡¡Que ganas tenía de una noche de buen rock’n’roll!!!!